Lectura Espacial

Lectura rápida 


En primer lugar, la lectura rápida es un conjunto de métodos que sirven para aumentar la velocidad al leer, sin reducir la comprensión ni la retención de la información.
Este tipo de lectura se basa en el agrupamiento de frases y de palabras, en la reducción de la subvocalización y en el movimiento rápido de la vista.
Es utilizada para cualquier tipo de texto, ya sea para el trabajo, el estudio o la vida cotidiana, además de ser practicada en todo el mundo por personas de cualquier edad, profesión,ocupación,sexo y obligaciones.
Una de sus características destacadas es que analiza y al mismo tiempo lee, es decir, que no deja de lado la comprensión ni la retención de los datos.Las tasas de velocidad y entendimiento, como así también de recuerdo de los conceptos pueden ser mejoradas (duplicadas y hasta triplicadas) con la práctica constante, al menos unos minutos cada día.Según se cree, nació durante la Primera Guerra Mundial, en el afán de ganar segundos vitales por parte de los pilotos al distinguir con anticipación los aviones del bando propio o del ajeno. Entonces, practicaron con el “método taquitoscópico”, para adiestrarlos en el reconocimiento de las naves.

La lectura rápida se ha convertido en un paradigma nuevo para la sociedad actual en la que vivimos, al igual que ocurre con otros procesos de aprendizaje, tanto sean técnicos o cotidianos.El lapso mínimo que asegura el incremento en la velocidad al leer es de noventa días, es decir, tres meses, en continuado, sin dejar de practicar ningún día, hasta que se convierta en un hábito personal bien arraigado.

Es muy diferente de la lectura que se enseña a los niños en la escuela, ya que ésta se basa en la lentitud y repetición de las palabras y frases, para “comprender y retener”, la información. De a poco, algunos colegios están cambiando su método de enseñanza por uno más actual y acorde a las necesidades.
Tips Para Lograr Objetivos Lectura Rápida

La lectura rápida no sólo tiene relación con la técnica sino con la práctica, por ello debes mejorar tu hábito de lectura en este año.
Si no lees es la hora de comenzar a leer por lo menos 1 libro al mes, si ya lees con periodicidad es el momento de aumentar el nivel de lectura para lograr leer 20, 30, y hasta 100 libros.
Sin duda leer más ágil y rápido te ayudará en tu meta, pero lo más importante es que encuentres valor en leer y le saques provecho.
1. Ser práctico: Significa que ganar el hábito no debe convertirse en una camisa de fuerza en donde te obligues a cumplir metas de lectura inalcanzables. Se realista y mira tu nivel de lectura rápida actual para mejorarlo un poco cada día.
2. Aprende a seleccionar los libros: El hábito de la lectura se logra cuando aprendes a seleccionar el tipo de libros, aquellos que te gustan, que te motivan a leer, en los cuales tienes interés y ganas algo especial.
3. Aprovecha el tiempo para leer: Si intentas encontrar el momento oportuno para leer, cualquier espacio durante el día puede ser conveniente. Es mejor leer pocas páginas en muchas oportunidades durante el día, que no leer nada porque estás encontrando el momento clave.
4. Leer antes de dormir: Un buen hábito de lectura es acostumbrarte a leer unas pocas páginas antes de dormir. Porque te encuentras relajado y dispuesto, concentrado y enfocado, y hasta te sirve de somnífero. Si te desvelas la mejor actitud es pensar que tienes tiempo para leer un poco más y así mejorar tu hábito de lectura rápida.
La lectura rápida se alcanza cuando logras el hábito de lectura, porque te permite practicar y ganar destreza. De nada serviría conocer la técnica de la lectura rápida si no logras dedicar todos los días un tiempo para practicar.
El hábito por la lectura lo ganas si te lo propones, llevas siempre un libro contigo para aprovechar los pequeños momentos libres que se te presentan, aprendes a seleccionar el tipo de lectura y eres práctico.
https://lecturarapida7.wordpress.com/2014/01/30/tips-para-lograrla/
https://lecturarapida7.wordpress.com/2013/03/04/lectura-rapida-algunos-conceptos-interesantes/



Neuronas Espejo.

Las Neuronas espejo en el aprendizaje


Las Neuronas Espejo son un grupo de células que fueron descubiertas por el equipo del neurobiólogo Giacomo Rizzolatti y que parecen estar relacionadas con los comportamientos empáticos, sociales e imitativos. Se descubrieron mientras pretendían estudiar las neuronas encargadas de los movimientos de las manos en los monos. Para sorpresa de los investigadores, estas neuronas no sólo mostraban actividad cuando el simio realizaba algún movimiento concreto con sus manos, también se activaban cuando el mono en cuestión veía a otro miembro de su especie realizar ese mismo gesto ―como si él mismo estuviese llevándolo a cabo―.
La misión de estas células es reflejar la actividad que estamos observando. Se activan cuando ejecutamos una acción determinada, y  también cuando observamos a otro individuo realizando esa misma acción. Permiten “reflejar” la acción de otro en nuestro propio cerebro, de ahí su nombre. Como ya hemos comentado fueron  observadas en primer lugar en primates, y luego se descubrieron en humanos y algunas aves. En el ser humano se las encuentra en el área de Broca y en la corteza parietal.
La Neurociencia supone que estas neuronas desempeñan una función importante dentro de las capacidades cognitivas ligadas a la vida social, tales como la empatía ―capacidad de ponerse en el lugar de otro― y la imitación ―fundamental en los procesos de aprendizaje―. De aquí que algunos científicos consideran que la neurona espejo es uno de los descubrimientos más importantes de las neurociencias en la última década.
Por ejemplo, cuando escuchamos hablar a alguien y le vemos gesticular, se activan nuestras neuronas espejo encargadas del control de la lengua y los labios durante el habla. Las regiones cerebrales que controlan los músculos fonadores están tan activas como si estuviésemos hablando nosotros mismos. Incluso antes de la adquisición del lenguaje, los seres humanos ya hacían uso de estas células especializadas para comunicar e interpretar la gesticulación que configuraba un medio rudimentario de comunicación.
La peculiaridad de estas células es que no solo permiten reflejar aquello que vemos fuera en nuestro interior a nivel motor, sino también a nivel emocional. Estas neuronas están conectadas al sistema límbico ―relacionado con la regulación de las emociones, la memoria y la atención―. Marco Lacoboni, neurocientífico de la Universidad de California, mantiene que hay estudios que demuestran que los niños que imitan y observan las expresiones faciales presentan una mayor activación de estas neuronas, y a mayor activación de éstas mayor empatía muestran. Esto ocurre porque si el niño ve a alguien sonreír, sus neuronas espejo crean una simulación interna de esa sonrisa en su cerebro, envían estas señales al sistema límbico y acaban por sentir lo mismo que la persona que sonríe.
Por eso, en el periodo de aprendizaje de las conductas y las respuestas emocionales, se requiere de la observación y la imitación de las reacciones de quienes nos rodean, las cuales acaban configurando nuestra propia experiencia. En diferentes disciplinas como los deportes o el aprendizaje del lenguaje resulta imprescindible la imitación.
Si nos fijamos, los seres humanos nacemos dotados de mecanismos que nos permiten imitar las acciones que percibimos. Ya desde muy pequeños, con tan solo unos días de vida, somos capaces de representar expresiones faciales que facilitan nuestra socialización; y a las pocas semanas ya podemos manifestar emociones básicas como alegría o enfado.
Durante el proceso de enseñanza-aprendizaje, estas células hacen posible que «empaticemos» con los contenidos, habilidades o destrezas que vamos asimilando. La existencia de estas neuronas nos convierte en seres sociales, y del mismo que una sociedad se configura debido a unas acciones cooperativas, durante el aprendizaje también debemos propiciar situaciones que favorezcan la cooperación. Una educación excesivamente individualista y competitiva entre los alumnos, no es un reflejo de lo que posteriormente debería ser una vida adulta en sociedad.
Debemos volver a incidir en que las neuronas espejo también reflejan las emociones de los demás en nuestro cerebro, no solo sus acciones. Esto es de vital importancia para comprender por qué nos emocionamos ante una representación teatral, una película o durante la lectura de una novela, o un cuento en el caso de los niños. Y lo mismo ocurre en el momento del aprendizaje. Por eso siempre recordamos más a los maestros que nos supieron tratar con cariño y respeto, que a aquellos que eran unos grandes eruditos en sus materias pero nos llamaban de forma fría por nuestro apellido.
Los profesores y maestros que son capaces de dotar sus enseñanzas de cierta carga emocional, provocan una mayor activación de nuestras neuronas espejo. Por este motivo empatizamos más con ellos y notamos que ellos lo hacen con nosotros, lo cual parece ser una clara ventaja a la hora de asimilar los contenidos o las habilidades que tratan de enseñarnos.
Es posible que en el futuro de la educación, el sistema actual de atender a una «clase magistral» que imparte el maestro tenga sus días contados. Hoy sabemos que realizar una clase en la que se fomente el debate y el diálogo entre los alumnos, así como el trabajo cooperativo produce una mayor activación de las neuronas espejo, obteniendo un mejor resultado en cuanto a la implicación de forma consciente del alumno. Además como nos dice el propio Franciso Mora… ¡solo puede aprenderse aquello que se ama!

http://www.nuecesyneuronas.com/neuronas-espejo-aprendizaje/

ASERTIVIDAD y EMPATIA


Francos y directos, sin herir los sentimientos.

Las semejanzas que se observan son que ambas se consideran habilidades sociales potencialmente desarrollables en todas las personas.


La asertividad 
Es una habilidad social que se trabaja desde el interior de la persona. Se define como la habilidad para ser claros, francos y directos, diciendo lo que se quiere decir, sin herir los sentimientos de los demás, ni menospreciar la valía de los otros, sólo defendiendo sus derechos como persona. Dicha habilidad se sitúa en un continuo, donde en el centro se encuentra la asertividad, y en los extremos a un lado y a otro de ella, se encuentran la pasividad y la agresividad. Con un ejemplo será más fácil de ilustrar.

Un niño está jugando con sus juguetes en el parque, muy entretenido y sin fijarse en que hay más niños alrededor, de repente, uno de esos niños que pululaban sobre los juguetes del primero, se sienta a su lado y comienza a jugar con ellos. Sin mediar palabra, el niño que ha prestado los juguetes se levanta y deja al usurpador libre en el territorio que antes ocupaba él, esta conducta refleja pasividad, el extremo situado a la izquierda de la asertividad.

Ese mismo niño y ante la misma situación, coge un juguete y agrede al que ha intentado jugar con ellos. Se trata de agresividad, el extremo situado a la derecha de la asertividad.
Por último, la situación es la misma, y el niño decide compartir sus juguetes y en algún momento interactuar con el intruso, no se siente agredido ni desplazado, se siente bien y comparte. Esta es una conducta que refleja asertividad.

Las personas asertivas saben lo que quieren, están seguras de sí mismas, y en esa misma medida, tienen un nivel alto de autoestima y autoconfianza, establecen una comunicación clara y directa con los demás, son proactivas buscando continuamente sus objetivos propuestos, y aceptan las limitaciones que tanto los elementos como las personas en algún momento pueden interponerles.
EMPATÍA
La empatia como ya se ha definido en artículos anteriores, se trata de una habilidad humana, que hace que se comprenda a los demás, y se experimenten los diferentes puntos de vista ajenos, sin llegar a pensar de la misma manera que esa persona. La empatía motiva a quien la practica y a quien la recibe, ya que ayuda a concienciar sobre la posesión oculta de conciencia social.
En esta habilidad de la empatía no existe un continuo donde ubicarla, aquí es cuestión de tener esa habilidad o no, y de saber emplearla en el contexto adecuado, y con personas receptivas de ella.En esta habilidad de la empatía no existe un continuo donde ubicarla, aquí es cuestión de tener esa habilidad o no, y de saber emplearla en el contexto adecuado, y con personas receptivas de ella.

Una persona empática sabe escuchar con atención, es flexible respecto a su entorno, es capaz de influir y modular sobre las emociones de los demás, intenta comunicar y sentir aquello que sabe que puede ayudar a los otros, y apoya casi incondicionalmente en cualquier ámbito que le implique. se trata en el aspecto social de una persona solidaria, fomenta el trabajo en equipo. donde hace participar y participa orientando, confiando y comunicando abiertamente, lo cual demuestra su capacidad de autocrítica absoluta.



CÓMO RELACIONAR LA ASERTIVIDAD CON LA EMPATÍA
A partir de ambas definiciones se pueden empezar a ver relaciones entre ambas habilidades. En primer lugar, se puede afirmar que la asertividad es un subconjunto de la empatía, ya que ésta de alguna forma es asertividad en su grado más humano y emocional.

Otro dato importante, es que tanto en un sentido como en otro, no existe exclusividad relacional, una persona empática puede ser asertiva, o no serlo, igual que una persona asertiva podría ser empática o no. Aunque la asertividad en su estado puro sea parte de la empatía, no implica que ser empático incluya ser asertivo, aunque se confiera cierto matiz de ello.

La asertividad es una cualidad de la conducta en primer lugar, y luego de la persona, cuando se generaliza y consolida el comportamiento asertivo. Por esto, la implicación con la empatía se observa en el sentido en el que una persona asertiva responde adecuadamente a los estados de ánimo de los demás, y al mismo tiempo expresa lo que siente, positivo o negativo, sin desconsiderar a los demás. Esto sería el comprobante de que la asertividad es un subconjunto de la empatía, sin llegar a implicar exclusividad.
SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS ENTRE ASERTIVIDAD Y EMPATÍA
En primer lugar, las semejanzas que se observan son que ambas se consideran habilidades sociales potencialmente desarrollables en todas las personas, ambas se pueden aprender en cualquier contexto de manera intencionada, o fortuita con la experiencia del día a día.

Ambas habilidades requieren respeto al ponerlas en práctica, respeto por uno mismo, al defender los derechos como persona, y respeto por los demás, porque en ningún caso, ser asertivo o empático tiene porqué herir sentimientos o hacer daño a los otros. Y también requieren la existencia de otras habilidades, como la integridad, la honestidad y la coherencia.

Las diferencias son más perceptibles. Mientras que la asertividad implica el yo de cada uno, y se preocupa por no agredir a los demás con las palabras, al mismo tiempo que permite que los demás opinen sobre sus pensamientos y opiniones expuestas, en la empatía se expresan sin restricciones de ningún tipo, los sentimientos y opiniones de los demás, y se ofrece hablar sobre ellos. En la asertividad se defienden las palabras que se pronuncian, y en la empatía se entienden las palabras que los demás pronuncian.
ASERTIVIDAD + EMPATÍA = COMUNICACIÓN.
Si unimos ambos ingredientes, cada uno con sus implicaciones emocionales, personales y sociales, se puede llegar a conseguir un modelo perfecto de comunicación con los demás. La base de este modelo es muy sencilla, uno de los pilares se asienta en la sinceridad y claridad de la asertividad respecto a sus propias necesidades, y el segundo pilar fundamental, recae en la comprensión y ayuda de la empatía respecto a la escucha activa a los demás.

De esta manera cualquier persona que emplee este modelo para comunicarse con la sociedad, obtendrá los beneficios propios de cada habilidad por separado, sumado a los beneficios de haber establecido una comunicación eficaz, fluida y simbiótica, fruto de la relación entre la empatía y la asertividad.

ASERTIVIDAD Y EMPATÍA. CONCLUSIÓN
A modo de conclusión, cuando existe la capacidad de decir lo que se piensa sin herir los sentimientos de los demás, y también existe la capacidad de entender a los otros dándoles la oportunidad de hablar, y exponer lo que piensan, se establece un diálogo enriquecedor, donde ambas partes aprenden de los otros, y donde la comunicación fluye claramente hacia el objetivo que se haya establecido.



http://www.psicologoonlinedevicente.com/asertividad-y-empatia/

El efecto priming

El efecto priming o cómo leer la mente




Te propongo un juego


Piensa un número del 1 al 9 y multiplicarlo por 9. Si el resultado tiene más de dos cifras, (por ejemplo 26), súmalas entre sí (2+6=8), hasta obtener sólo un dígito (en el ejemplo sería 8). Al número resultante réstale 5. Ahora busque la letra del abecedario que se corresponda con ese número. (Por ejemplo al 1 la A, al 2 la B, etc.) Piensa en el nombre de un país que empiece por esa letra. A continuación escoge la siguiente letra en el abecedario. (Por ejemplo si antes escogiste la A, ahora le correspondería la B). Piensa en un animal que empiece por esa letra.

¿Has contestado Dinamarca y Elefante? No, no soy adivina. Se trata de un efecto que en psicología se conoce como efecto priming o de primado. Y aunque penséis que puede que no haya demasiados países que empiecen por la letra D, si que hay más animales cuyo nombre empieza por E, como el erizo o el emú. Y sin embargo parece que el elefante es lo que está más accesible en nuestra memoria, ¿por qué? 

Una de las causas, es que cuando se enseña el abecedario, elefante suele ser la palabra elegida para enseñar la letra E, otro puede ser la saliencia (capacidad para llamar la atención) de este animal. Sea por uno u otro motivo, cuando pensamos en un animal cuyo nombre empiece por la letra E, el primero en nuestra mente será el elefante, a no ser que haya visto un erizo unos minutos antes o que seamos muy fans de los emú.

Y, ¿qué es eso del efecto priming?. Vamos a lo técnico: en psicología, el efecto priming está relacionado con la memoria implícita por el cual la exposición a determinados estímulos influye en la respuesta que se da a estímulos presentados con posterioridad. Este fenómeno puede ocurrir a tres niveles: perceptivo, semántico o conceptual. Los efectos del priming pueden ser muy salientes y duraderos, incluso más que la simple memoria de reconocimiento. 


El priming funciona incluso cuando no somos conscientes. Uno de los experimentos más curiosos sobre esto lo realizó John A. Bargh. En él se mostraban palabras con las que los sujetos debían formar frases. A uno grupo le mostraron palabras relacionadas con la vejez. Cuando los sujetos salían del experimento se medía el ritmo al que caminaban. Los resultados fueron que las personas que habían sido primadas con palabras relacionadas con los ancianos caminaban más despacio, a pesar de que la lentitud no se mencionaba explícitamente en las palabras.


En otro estudio, la Universidad de Yale presentó a los sujetos una habitación donde estaba una persona totalmente desconocida que sostenía en ambas manos un libro, un periódico y una taza de café frío o caliente. Se les pidió que le sostuviera la taza de café. Posteriormente los sujetos leyeron el perfil de una persona y debían valorar sus características. Asombrosamente, aunque el perfil era idéntico para todos, aquellos que sostuvieron la taza de café caliente definían a la persona como más cálida y abierta mientras que los que sostuvieron la taza de café frío afirmaban que la persona del perfil era más gélida, egoísta y competitiva.



Y ahora que lo sabes, úsalo con moderación y bajo tu responsabilidad.




https://psicologia-rm.blogspot.com/2016/03/efecto-priming.html?m=1

Confianza y Seguridad

Consejos paraTrasmitir SEGURIDAD y Confianza



Proyecta seguridad siempre, incluso cuando no estés seguro del todo, te sorprenderás de las sinergias positivas que generarás alrededor de ti. ¿Te estás preparando para una entrevista, un discurso o una reunión con un gran cliente? Pues la seguridad que proyectes será un factor crucial en su desarrollo. Las personas con seguridad en si mismas prosperan en el entorno laboral. Son buenos comunicadores y gestionan bien los problemas de comunicación. Incluso funcionan también como una fuente de inspiración para sus compañeros, creando dinámicas de entusiasmo y motivación.

La confianza es una elección

La confianza en uno mismo es una mentalidad y emerge desde dentro de nosotros, por lo tanto se puede aprender, trabajar y mejorar siguiendo estos 7 consejos:

1. Da por hecho que eres una persona con confianza

Si no te crees con capacidad para proyectar seguridad y tener confianza, convertirte en tal para ti será mucho más difícil que si desde un principio adoptas la mentalidad de una persona segura y confiada. Esto se debe a que la seguridad en uno mismo es una actitud, nace desde dentro. Actuar como una persona con confianza plena te ayudará a la larga a convertirte en tal.

2. Comunícate con claridad

La gran mayoría creemos que nuestra seguridad depende de lo que decimos. No es así, la seguridad depende de lo que la otra persona percibe. Por ello es importante comunicarse de una forma clara y sencilla:
• Habla a un ritmo comprensible y pausado
• Practica la respiración para que te ayude en tu discurso
• Utiliza un vocabulario rico, no te pierdas en palabras como “muy”, monosílabos, etc.
• Mantén el contacto visual siempre, sin ser agresivo. Y recuerda sonreír.

3. Utiliza el humor

Piensa por un momento en aquellas personas que te parecen graciosas. ¿Puede ser que sean personas con gran seguridad en si mismas? Eso es por qué utilizar el humor implica asumir riesgos. El humor, como la confianza, es contagioso – por ello, utilízalo siempre que sea posible y adecuado.

4. Busca un mentor

Ten un referente para que constantemente te recuerde qué es aquello que quieres y lo que necesitas para convertirte en tu ideal. Esto te resultará útil por qué constantemente tendrás presente a tu referente. Escoge a alguien cercano, así podrás nutrirte constantemente de sus aprendizajes y tener a tu referente cerca te motivará de forma constante.

5. Vístete como tal

Si te ves bien, tienes mayor posibilidad de sentirte seguro, y protegido. Si no estás cómodo con tu vestimenta, tus complementos, tu peinado, en definitiva, tu imagen eres más propenso a estar nervioso, a tener esa sensación de estar desprotegido, y eso a la larga deriva en inseguridad, o en falta de interés en aquello que haces (en caso que des una conferencia o una reunión).

6. Preparación

Si tienes tendencia a ponerte nervioso, te damos una premisa: no improvises. Prepáralo todo, no dejes nada a la improvisación por qué te traicionarán los nervios, si estás preparado para afrontar la reunión o la conferencia inmediatamente tu actitud reflejará seguridad por qué sabrás que no hay margen de error.

7. Piensa en positivo

Los pensamientos negativos son una pesadilla para todos, pero no son buenos consejeros. Cuando los pensamientos negativos entren en tu mente haz lo posible para bloquearlos. Refuerza tu confianza centrándote en los aspectos positivos.

8.Sonrie
Cuando la gente sonríe es porque no tiene nada de qué preocuparse. Pruébalo: sonríe a alguien a medida que camines o en la oficina. Verás como te devuelven la sonrisa.


http://www.hays.es/blog/7-consejos-para-transmitir-seguridad/index.htm


Reputación Digital


Mi Marca Personal


La reputación Online o Digital es el reflejo del prestigio o estima de una persona o marca en Internet. A diferencia de la marca, que se puede generar a través de medios publicitarios, la reputación no está bajo el control absoluto del sujeto o la organización, sino que la 'fabrican' también el resto de personas cuando conversan y aportan sus opiniones. Esto es especialmente importante en Internet, dónde resulta muy fácil y barato verter información y opiniones a través de mecanismos como foros, blogs o redes sociales. Este fenómeno de amateurización de los contenidos es lo que conocemos como 'contenido generado por el usuario', del inglés 'user generated content'. Por tanto, la reputación online está estrechamente vinculada con la reputación de marca puesto que la reputación se genera desde los climas de opinión online de los consumidores en su despliegue social, tanto en el contexto online como offline.

La construcción social de la reputación
Una definición más científica de reputación online es la de "la construcción social alrededor de la credibilidad, fiabilidad, moralidad y coherencia que se tiene de una persona, ente, organismo, institución, empresa, etc. Esto es, la reputación sólo es parcialmente controlable ya que se crea y recrea a partir de las percepciones que conforman un estado de opinión, consideración y valoración de otros, a partir de las decisiones y comportamientos ético-morales y/o profesionales. Asimismo se puede sostener que la reputación es una construcción social, un producto creado y acumulado de forma colectiva y que de manera inevitable tiene efectos positivos o negativos sobre el despliegue social, económico, etc. al tener una evidente connotación pública"1 Por lo tanto en cada contexto de comunicación o interacción tiene unas connotaciones específicas. 
Una consecuencia del impacto de internet sobre nuestras conductas relacionales es su destacable influencia en la construcción de la reputación. Las menciones positivas o negativas sobre un determinado asunto pueden alcanzar gran visibilidad y un corto período de tiempo. Al estar fácilmente accesible, la reputación puede construirse desde una multiplicidad de fuentes y ser utilizada por muchos otros usuarios para realizar juicios de valor. Así, lo que antes podía quedar en un entorno social reducido (la familia, amigos o escuela), ahora se distribuye de forma masiva y puede alcanzar grandes cotas mediáticas.
En el ámbito de las relaciones públicas y la comunicación corporativa ha tomado forma la figura del Responsable de comunidad de internet (Community Manager), encargado de gestionar profesionalmente los aspectos relacionados con la presencia en redes y medios sociales, y por lo tanto, vinculado a la construcción y mantenimiento de la reputación online.

Implicación social y riesgos 


La transformación de la reputación real en reputación online es un cambio cualitativo por las consecuencias que genera. Es sencillo que rumores o filtraciones puedan deteriorar o mejorar la reputación profesional y personal de determinadas personas. En el extremo más negativo, estas personas pueden ver cómo se filtran partes de su vida íntima sin que puedan controlarlo. A ello contribuyen el anonimato que permite Internet a través del uso de pseudónimos y avatares, y la fácil reproducción de las noticias e ideas, que a gran escala es lo que conocemos como contenidos virales.
En la vertiente profesional, la búsqueda de empleo y la proyección de una carrera pueden verse afectadas por el contenido generado por terceros. Son varios los informes que demuestran que los encargados de reclutar al personal de las organizaciones recurren con frecuencia a la búsqueda en Internet de sus nombres. De estos, algunos son descartados por tener una mala reputación online.
En una dimensión más comercial, la reputación que vierten clientes y usuarios puede ser trascendental para las ventas de empresas y organizaciones. Estos contenidos, trasmitidos en forma de 'boca-a-oreja', se convierten en recomendaciones de personas en que los usuarios confían (a veces sin conocerse personalmente) por provenir de otro consumidor, a diferencia de los mensajes publicitarios en masa.
Debido a la complejidad del fenómeno no ha habido una legislación internacional adecuada que pueda proteger a usuarios de redes sociales, individuos o empresas de una posible difamación. Sin embargo algunos países han lanzado campañas en medio masivos para sensibilizar a adolescentes sobre la información que comparten en línea y así evitar proporcionar datos e información innecesaria que puede convertirse en contra de ellos.

https://es.wikipedia.org/wiki/Reputaci%C3%B3n_online

C/ Santiago 369, Gazcue, Santo Domingo, D.N., Rep.Dom. Contacto: 809 -537 -1142/ info@enfoqueestrategico.com