Habilidades de un comunicador eficaz

 Hay que identificar cual es la persona que mas agrada cuando habla, la persona que emociona, convence, exhorta, inspira a su publico y por su puesto una buena expresión corporal esto lo hace un buen orador.

 Cada persona tiene una característica que lo diferencia del otro y esa diferencia se domina 
personalidad, el comunicador eficaz sabe escuchar.











Comunicador eficaz debe tener las siguientes habilidades personales:

Canalizar el nerviosismo
Comprometerse con sus ideas
Cultivar una actitud receptiva.
Tiene el siguiente conocimiento técnico:

Maneja la comunicación no verbal (la voz, la acción corporal y los gestos corporales y faciales),
Analiza al público
Seleccionar el tema
Prepara el mensaje
Buscar información
Practica el discurso
Contesta las preguntas
El buen orador tiene credibilidad de su público, sabe canalizar su energía nerviosa de una manera positiva y sabe escuchar. El buen orador conoce a su público, sabe los temas que puede tratar con determinado público y cómo enfocarlos. Su comportamiento no verbal es apropiado y sabe leer el comportamiento no verbal de su público. El buen orador tiene conocimiento básico del proceso de la comunicación, que le permite ganar credibilidad de su público con cada mensaje que presenta.

Otras características del comunicador eficaz son:

Originalidad
Creatividad
Dinamismo
Soltura

HABILIDADES PERSONALES

CANALIZAR EL NERVIOSISMO

Este es un factor clave que debe tener un comunicador eficaz, se canaliza atreves de la relajación.

Recomendaciones para relajarse

Respirar profundo antes de su presentación
Tensionar sus músculos, para después relajarse
Algunos oradores tienen la costumbre de agarrar con las dos manos fuertemente el podio y luego soltarlo lentamente para así inducir el relajamiento en los músculos
Saber controlar la tensión y la ansiedad

COMPROMETERSE CON SUS IDEAS

El egoísmo es un factor que lleva al no compromiso de ideas ya que esta tan centrado en si mismo que se le dificulta hablar, le preocupa como se ve ante los demás, su apariencia física.

 Las personas que se preocupan demasiado en cómo están quedando con el público no pueden al mismo tiempo estar pensando en el mensaje que presentan Su energía y atención están dirigidas a la preocupación centrada en su propia persona.

Al estar pensando en nosotros mismos y cómo nos verá el público, nos ponemos nerviosos.

Si podemos lograr comprometernos con nuestras ideas, si logramos convencernos de que tenemos un mensaje importante que queremos compartir con el público, desviaríamos la atención que mantenemos en nosotros mismo hacia el mensaje que estamos presentando.

De esta forma, dedicaríamos nuestra energía y atención al mensaje y no nos pondríamos nerviosos. Nuestro pensamiento estaría dirigido a un objeto: al mensaje y a nuestra tarea de compartirlo con el público. No podemos estar conscientes de estar nerviosos y al mismo tiempo concentrarnos en nuestro mensaje y la tarea que nos enfrenta. Por consiguiente, no estaríamos experimentando este “terco egocentrismo” que es indicación de la enfermedad ner


http://germanbonilla.wordpress.com/

C/ Santiago 369, Gazcue, Santo Domingo, D.N., Rep.Dom. Contacto: 809 -537 -1142/ info@enfoqueestrategico.com